Nuestra historia capitulo 3

image

Mi felicidad y empuje solo duro un mes. Entre los clientes pagando por encima de los 120 días, sin proyectos nuevos, cierres de grandes empresas y el tio jodiendome la vida, me llevaron hasta el límite. No sabia como manejar la situación, tal vez nunca debí meterme en esto, me decia mi conciencia. Fue cuando el tio trajo a la mesa lo que supuestamente nos sacaría del hoyo, la junta lo apoyo pero yo tenía mis reservas.

Llegaron estos empresarios mexicanos a hacer un “join invention” con nuestra corporacion. Mi esposo, la junta y el tio se llenaron los ojos. Vi tantos chanchullos que ya solo observaba desde afuera la caida inminente. Durante ese año viajaron, comieron “kobe beef”, tomaron los más costosos vinos y champán. Yo ya lloraba en silencio, tal vez porque veía un futuro miserable para nosotros.

Enero 2013 llego y con el llegaron los numeros a la junta y una gran demanda por dinero en los tribunales. Luego de esa reunion, solo quedaron cinco empleados incluyendonos y se decidio que para los proyectos se buscaría personal por contrato.

Abril 2013 nadie nos quería pagar, muchos se fueron a quiebra para no pagar, no habian ventas de NADA, no habia de otra que cerrar, ese mes solo quedabamos, mi esposo, el tio, el CPA y yo. Los cuatro sin cobrar salario, regresamos al rincon de mi casa y desde alli se hacia lo que se podía, llegaron dos demandas más y amenazas de tres suplidores mas y por ahi se venia la peor.

Mayo 2013 llego la peor demanda de todas, la del maldito “join venture” con los empresarios mexicanos, la mas grande porque mi esposo habia empeñado hasta el culo para que ellos nos dieran dinero.

Junio 2013 solo quedabamos mi esposo y yo, todos los demás salieron corriendo incluyendo al maldito tio de mi esposo, y ese fue el peor de todos porque ni las llamadas le contestaba a mi esposo, fue como si la tierra se lo hubiera tragado, claro como era la peor rata, estaba segura que la tierra lo iba a escupir más adelante. En ese mismo mes acudimos a un abogado y nuestra unica salvación era acogernos a los beneficios de la ley de quiebra corporativa y personal capitulo 7.

Julio 2013 llegamos al tribulal federal y el juez otorgo ambas quiebras, solo logramos salvar una de las casas que teniamos. Viviamos en una hermosa residencia dentro de un campo de golf y teniamos otra propiedad como inversion, en esa fue que fuimos a parar, una casa pequeña de dos cuartos y un solo baño, la cual los ultimos inquilinos la habian destrozado, gabinetes rotos, tuberias rotas y techos con filtraciones. Sin dinero y deprimidos buscamos ayuda espiritual, sicologos, ayuda familiar. Nunca en la vida habia tenido que recurrir a pedir dinero a nadie, pero nos encontrabamos en la miseria. Habíamos pasado de ser de la clase alta a pertenecer a la clase probre del país, en esos momentos es donde te das cuenta de quienes son tus verdaderos amigos.

image

Advertisements